Archivo de la etiqueta: mirada

Perseida

por Jesús Serna Quijada
Ilustración de Jano

Sec. 29. Plaza del Carmen. Ext. Noche. La luz del proyector arroja a Keaton sobre la sábana de cal de una casa baja. Mendoza entera, doscientas, trescientas personas, miran cómo centellean las imágenes que susurra la caja prestidigitadora. Parpadeo de abanicos. Limonada, sandía y Charlot friendo un huevo de avestruz. Los ojos encandilados de las adolescentes. Todos sus sueños en una tira de celuloide. Pasodoble improvisado, foxtrot y Lloyd en el baño vestido de marinero. Alguien sonríe y aplaude desde una ventana. Dan las once. De repente, la luz del proyector se vuelve arcoíris y un velo de niebla cubre la plaza. Un dragón de agua y diamante cruza el cielo de Mendoza y fugaz se desvanece.

Perseida. Ilustración de Jano.

Jesús Serna Quijada nace en Albatera y se forma en Alicante, Madrid y Santiago de Chile como cineasta y filólogo. Diplomado en Dirección de Cine y Realización de TV por la Escuela Superior de Artes y Espectáculos TAI (Madrid) en 2005 y Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Alicante en 2012. Participó en el Taller de Poesía de Raúl Zurita (Premio Nacional de Literatura en Chile) en la Universidad Diego Portales de Chile (2009). Trabaja en educación, impartiendo clases de teatro a niños y ancianos, y compagina su actividad creativa con colaboraciones en diversos proyectos audiovisuales, entre los que destacan Paisajes de mujer (2005), Polvo de hadas (2006) y Los sentados (2011). En 2005 publica la colección de poemas A boca de verso, y en 2013 su primer libro de relatos: Girasoles en Venecia.
Desde entonces, ha recorrido diversos rincones de la Península participando en tertulias, recitales, presentaciones, artículos literarios, etc., dando a conocer Girasoles en Venecia. Actualmente, está inmerso en su nuevo proyecto literario y en otros proyectos artísticos relacionados con el cine y el teatro.
Le interesa la imagen, la periferia de la imagen, su impureza. La escritura como juego de espejos, como reescritura. El laberinto. Su obra se desarrolla en el corazón de un mandala de miradas, palabras. | www.jesussernaquijada.com

Alejandro Viñuela Agra, “Jano” es Licenciado en Bellas Artes por la facultad de Pontevedra y ha ganado premios como el Injuve en el 2002, el Certame Ourense en el 2003 o el Golden Globos 2011. Trabaja como historietista, ilustrador y diseñador gráfico. | janoilustracion.blogspot.com

2 comentarios

Archivado bajo H3, Ilustración, Relato

Habitar con propiedad

por Laura Cesarco Eglin

Está leyendo. No sé
qué le dice un árbol a ella
un árbol en la calle donde vive, la copa
en el segundo piso, ella en el tercero
verde desde ahí vive. Entre las ramas
la pelota cae fácil; la media azul demora
un poco más. Le calcula tres horas
con el viento de abril hasta madurar.
Ese es el recorrido al piso. Un damasco
con el contexto del árbol en el fondo es
más jugoso porque está pronto para ella
desde la copa, un intermedio, como todo.
Lo que se mira bien se lleva al medio
de ahí sale la tinta para decir árbol
que corra en los dedos las huellas
de la corteza, empieza a definirse un artículo.
El acercamiento

Laura Cesarco Eglin es una poeta y traductora de Uruguay. Es la autora de dos libros de poesía, Llamar al agua por su nombre (Mouthfeel Press, 2010) y Sastrería (Yaugurú, 2011), así como de una plaquette, Tailor Shop: Threads (Finishing Line Press, 2013), con poemas de ella traducidos con Teresa Williams. Sus poemas y traducciones han sido publicados en revistas literarias en EE. UU., Inglaterra, México y Uruguay. Sus poemas también son parte de la sección de «Mujeres Uruguayas» de Palabras Errantes, Plusamérica. Su poesía y traducciones han sido nominadas dos veces al premio Pushcart.

1 comentario

Archivado bajo H3, Poesía

Agencia

por Laura Cesarco Eglin

No necesito un caleidoscopio cuando puedo
acostarme con los ojos cerrados, la mirada dirigida
a una ventana y la respiración arma los vaivenes
de la luz, arma lo que no nombro para no darle
quietud, que siga pasando como a pesar de mí
aunque sé bien que cuando la montaña se derrita
y el corcho se ramifique estaré en Portugal; el viento
tironea para su lado, se desatan hojas, alguna que
otra bajo esta lapicera también indica cómo va
la corriente hoy sin necesidad de mojar la punta
del dedo para sentir de dónde viene
lo demás, no lo veo venir; está acá, ventrílocuo
del tiempo dice que yo digo que dice que digo
digo

Laura Cesarco Eglin es una poeta y traductora de Uruguay. Es la autora de dos libros de poesía, Llamar al agua por su nombre (Mouthfeel Press, 2010) y Sastrería (Yaugurú, 2011), así como de una plaquette, Tailor Shop: Threads (Finishing Line Press, 2013), con poemas de ella traducidos con Teresa Williams. Sus poemas y traducciones han sido publicados en revistas literarias en EE. UU., Inglaterra, México y Uruguay. Sus poemas también son parte de la sección de «Mujeres Uruguayas» de Palabras Errantes, Plusamérica. Su poesía y traducciones han sido nominadas dos veces al premio Pushcart.

Deja un comentario

Archivado bajo H3, Poesía

Tributo de la sombra (VIII)

por Gustavo Lespada (texto) y Pablo Schröder (fotografía)

El poeta Gustavo Lespada y el fotógrafo Pablo Schröder nos ofrecen un avance del proyecto en el que trabajan de modo paralelo, Tributo de la sombra. Los poemas de Lespada se acaban de publicar en un volumen coeditado por Paradiso (Argentina) y Rebeca Linke (Uruguay). | Ver otras entradas de Tributo de la sombra

el equilibrista

Seré el equilibrista del trayecto que media entre tus ojos. Pendiente de tu copa, por no espantar las torcazas dormidas en tu pecho, esperaré a que bebas para servirte el vino, nuevamente. Te hablaré como si pulsara una cuerda de violín, escogiendo las palabras por su volumen y color, cual si eligiera frutas frescas en el mercado. Acecharé los húmedos ladrones de mi aliento moviéndose con sigilo detrás de la frontera de tu boca. No querré ni pensar en las tibias torcazas aunque no deje de sentirlas respirar ni un instante, y miraré hacia otro lado cuando un cruce de piernas relampaguee en el horizonte de tu falda. Tal vez hasta te ofrezca una frase ingeniosa como si fuera un tierno bocadillo y, si cometo una torpeza, será un error que se disculpará por sí solo. Haré que el tiempo se bifurque en sentidos paralelos: el literal, que miente, disfraza la verdad del figurado. Puliré cada instante con paciencia de orfebre y te enseñaré una luna de leche sobre el río, casi tan redonda como las torcazas que simulan dormir al alcance de la mano. Y acorde tras acorde y cesura a cesura y dedo sobre dedo, cuando hayamos quedado definitivamente solos en el mundo y cada hoja tenga su rocío y la sed moje tus labios, entonces, sólo entonces, he de llevarte hasta tu ser más hondo. Y firme en el timón, aún allí, cuidaré de tu ritmo prenda a prenda.

"El equilibrista" por Pablo Schröder

Gustavo Lespada, doctor en Letras por la Universidad de Buenos Aires (UBA), es autor de Carencia y Literatura. El procedimiento narrativo de Felisberto Hernández (ensayo, 2013, en imprenta); Las palabras y lo inefable (ensayo, 2012); Naufragio, (poesía, 2005), Esa promiscua escritura, (ensayo, 2002), e Hilo de Ariadna, (poesía, 1999), además de antologías y numerosas publicaciones en revistas especializadas. Obtuvo el Premio Juan Rulfo 2003 y un premio de la Academia Nacional de Letras del Uruguay en 1997, entre otras distinciones.

Pablo Schröder es egresado en Fotografía Profesional por “La Nueva Escuela” de Buenos Aires (2007), ha estudiado Fotoperiodismo en la Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina (2008-2009) y Dirección de Fotografía en el S.I.C.A. (2010-2011). Ha recibido el 5º premio en el IX concurso “Gente de mi ciudad” del Banco Ciudad de Buenos Aires (2008) y una mención en el concurso de FEI “Los niños en su ambiente” (2012). Ha participado en la muestra Hotel de Inmigrantes en Santa Fe y en el propio Museo Hotel de Inmigrantes de Buenos Aires en 2010. En 2012 presentó su muestra individual Cicatrices en el Centro de Lectura y Transmisión Ciudad de Buenos Aires.

1 comentario

Archivado bajo Fotografía, H2, Poesía

Tributo de la sombra (VII)

por Gustavo Lespada (texto) y Pablo Schröder (fotografía)

El poeta Gustavo Lespada y el fotógrafo Pablo Schröder nos ofrecen un avance del proyecto en el que trabajan de modo paralelo, Tributo de la sombra. Los poemas de Lespada se acaban de publicar en un volumen coeditado por Paradiso (Argentina) y Rebeca Linke (Uruguay). | Ver otras entradas de Tributo de la sombra

el ojo y la boca

El ojo abre su asombro a la mirada otra que lo atraviesa cual si fuera alfiler que a mariposa escribiera sujeta en su aleteo, sus sedosos susurros, sus alas prisioneras. Quieres comerte el mundo sin el beso en la boca. La boca sin la boca. Libre por un instante de ataduras labiales, ese agujero negro cuando el amor es húmedo y empuja, y el aliento se arquea, suspendido. Desmesurado el ojo como para no ver, como para sentir acaso con los ojos, como para tocar el cielo que se viene. Desbocada la boca ya se ríe o se duele cuando empuja o se detiene en vilo sobre el venoso borde del abismo, marañas de penumbras invadidas y un espanto de pájaros despluma sus sabores almendrados, sus salitres más hondos: que todo sea la boca, la cueva, todo el ojo azorado hasta que caiga y caigan, se despeñen, cuando empuja y empuja

"El ojo y la boca" por Pablo Schröder

Gustavo Lespada, doctor en Letras por la Universidad de Buenos Aires (UBA), es autor de Carencia y Literatura. El procedimiento narrativo de Felisberto Hernández (ensayo, 2013, en imprenta); Las palabras y lo inefable (ensayo, 2012); Naufragio, (poesía, 2005), Esa promiscua escritura, (ensayo, 2002), e Hilo de Ariadna, (poesía, 1999), además de antologías y numerosas publicaciones en revistas especializadas. Obtuvo el Premio Juan Rulfo 2003 y un premio de la Academia Nacional de Letras del Uruguay en 1997, entre otras distinciones.

Pablo Schröder es egresado en Fotografía Profesional por “La Nueva Escuela” de Buenos Aires (2007), ha estudiado Fotoperiodismo en la Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina (2008-2009) y Dirección de Fotografía en el S.I.C.A. (2010-2011). Ha recibido el 5º premio en el IX concurso “Gente de mi ciudad” del Banco Ciudad de Buenos Aires (2008) y una mención en el concurso de FEI “Los niños en su ambiente” (2012). Ha participado en la muestra Hotel de Inmigrantes en Santa Fe y en el propio Museo Hotel de Inmigrantes de Buenos Aires en 2010. En 2012 presentó su muestra individual Cicatrices en el Centro de Lectura y Transmisión Ciudad de Buenos Aires.

Deja un comentario

Archivado bajo Fotografía, H2, Poesía

INTERVALOS: EL LADO OCULTO DE LA MIRADA

por Manuel Rebollar Barro

 

La gente ya no pasea por el placer de pasear, por distracción o por ejercicio, con el sano propósito de oír sus ideas, de dejar que sus ojos revoloteen por todo lo que les rodea, de entrar en contacto consigo mismo, descubriendo realidades con las que convive que ignora completamente. La gente ya no pasea, no, se desplaza y aprovecha ese tiempo para asesinar al silencio a través del teléfono móvil.

Ya no hay miradas repletas de curiosidad, ahora nos centramos en sentirnos acompañados mientras dura el trayecto, escuchando palabras huecas que retumban por el eco de un auricular sin ni siquiera prestar atención al mundo que habitamos.

En momentos como estos es cuando surge el Intervalo. Si la incomunicación llegó a través del engaño de la falsa comunicación, el Intervalo lo hace a través de una función del mismo móvil: la fotografía, y de la palabra como forma de reencontrarnos con el universo de las metáforas que nos dio el aliento de la imaginación.

Un intervalo pretende ir más allá de la explicación lógica y racional que establecen los sentidos al comprobar y justificar el mundo; allá donde haya un signo claro, una explicación racional de causa y consecuencia, el intervalo brotará para establecer relaciones ocultas entre lo que realmente sucede y lo que creemos que sucede.

Para ser gráfico, vayamos, como Filippo Marinetti, al ejemplo de la estatua de la “Victoria de Samotracia”:

Los historiadores explican, desde la óptica de la realidad, la historia de su historia y todos aceptamos la objetividad de la misma.

Un Intervalo observa la misma realidad, esperando el fogonazo que le haga acceder al trasfondo del mismo, esa cámara secreta donde habita esa explicación paralela que complementa la oficial:

Como el amor le dio alas, perdió la cabeza, e incluso los brazos, por él.

Otro ejemplo: a nadie se le olvida cómo el salitre marino actúa sobre los buzones.

Hay una explicación lógica para que esto suceda. Un Intervalo, sin embargo, aprovecha la realidad que subyace y lo relaciona de otra manera:

Se oxidaba: las letras de los bancos eran todas iguales

Los Intervalos pueden tener referencias cinematográficas: PARQUE JURÁSICO

Cuando los dinosaurios dominaban la Tierra.

Literarias: FRODO

Dentro de cada uno de nosotros habita Mordor.

Filosóficas: ROZANDO A PLATÓN

Estaba deseando que salieran de la caverna para mostrarles cómo era todo.

Políticas: SIN ELECTORES LECTORES

Los mismos que habían firmado sus hipotecas sin leer las condiciones eran los que decidirían el próximo presidente del Gobierno.

Mitológicas: AMOR MÍTICO (Y GASTRONÓMICO)

Cada vez que Apolo necesita un poco de laurel, persigue a Dafne.

Musicales: KNOCKING ON HEAVEN’S DOOR

Cuando descubrieron que el cielo de la vivienda en propiedad era un infierno,
ya era tarde para alquilar un poco de sentido común.

Etcétera.

El mundo está lleno de ellos, ya que un Intervalo no se inventa, adapta lo establecido y lo reinterpreta desde la objetividad subjetiva, así que, la próxima vez que suene su móvil durante un paseo, no descuelguen, activen la función de la fotografía, armen su mirada y atrápenlos, están ahí fuera, esperando…

 

Manuel Rebollar Barro es, en la actualidad, profesor titular de Lengua y literatura castellana en un instituto público de Madrid. Está a punto de acabar su tesis doctoral, que versa sobre la obra de Francisco Antonio de Monteser, autor español del siglo XVII. Ha dado clase en la Universidad Complutense de Madrid (año 2000-2009), en Oberlin College (Ohio, EEUU) y en el IES Peyo Yavórov (Silistra, Bulgaria). Ha trabajado como guionista para diversas televisiones (1996-2006). Ha estrenado un par de obras de teatro en el circuito de salas alternativas: Hay un Cervantes y un después (1996) y Morirse. Un mini-melo-mimo-drama cómico burlesco en dos actos (1999).

1 comentario

Archivado bajo Ensayo, H1