Archivo de la etiqueta: cuerpo

Blanco en la frente

por Diego Mariño Sánchez

Rifles blancos se balancean
al otro lado de mis muros,
que recorro interiormente cada
día –también por las noches.
Hoy alguien ha sacado una bandera
blanca a mis espaldas. Lo veo
en sus ojos, cuando me miran
atravesándome.

Sus cuerpos palpitan tiza.
Su imagen es masiva y sensual
como la noche. Pintada de blanco.
Las manos duelen en infinitos lugares
por las tardes. Preñarán mi cadáver de flores.

Mientras describo mis sensaciones
afuera no pasa nada ¡perdón! los rifles
blancos se balancean como si no pasara
nada. Se oyen ¿pájaros? No sabría decir,
los suspiros de las bocas de las manos
de los escribas apagan su sonido.

Sumergido en semen os escucho. Un murmullo procedente de
sus senos circula desde el fondo y se ramifica como un río de
sed. Por vientre y pecho (y manos). Afuera los pájaros se
comen mis gusanos, mis gominolas-babosa. Las vomito todas,
los días, las noches. ¡Que toda esta guarrada tenga que acabar!

Rifles blancos se balancean…

Diego Mariño Sánchez (Melide, 1979), doctor en Historia por la Universidad de Santiago (2007) con la tesis Historiografía de Dioniso, publicada por la USC. En proceso de publicación de la obra Injertando a Dioniso (edit. Akal). Co-autor de la película Diegos Gedichte (Os poemas de Diego), presentada en el CGAI en Octubre del 2007. Autor de los poemarios inéditos: pausas, depresión y poemas de los 30 años. Actualmente profesor de Historia en el Colegio Obradoiro (A Coruña) y guía oficial de turismo de Galicia.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo H2, Poesía

Siénteme ahora tú

por Diego Mariño Sánchez

En el fragor de batallas eternas o fugaces,
a caballo de saurios de piel de niebla color vino,
siento tu respiración inhumana al otro lado de mi cabeza.
Todos los sueños de miedo son reales.
La luz dispara a través de las rajitas –de pene.
Siento tu vientre gesticulando en mi boca de carmín corrido.
Tu codo, elevándose sobre tu cabeza en el gesto de
indignación,
lo siento en mi nuca, como una bola de hueso caliente.
A ti, temblando una y otra vez, una y otra vez, te siento
en la piel de adentro, en las pestañas.
Tu culo de monedita, reverso de tu sonrisa, aparece en la
arruga de la palma de mi mano.
La piel de leche de tus brazos cubre mi cuello abierto.
¡Tus gritos me golpean el pecho y hacen latir mi corazón!
El conjunto de tus partes flácidas y esclerotizadas va conmigo
cuando voy en el ascensor o por las escaleras.
Soy la habitación cerrada y oscura en la que se acumula tu
olor.
Siénteme ahora tú.

Diego Mariño Sánchez (Melide, 1979), doctor en Historia por la Universidad de Santiago (2007) con la tesis Historiografía de Dioniso, publicada por la USC. En proceso de publicación de la obra Injertando a Dioniso (edit. Akal). Co-autor de la película Diegos Gedichte (Os poemas de Diego), presentada en el CGAI en Octubre del 2007. Autor de los poemarios inéditos: pausas, depresión y poemas de los 30 años. Actualmente profesor de Historia en el Colegio Obradoiro (A Coruña) y guía oficial de turismo de Galicia.

Deja un comentario

Archivado bajo H2, Poesía